EL TRUCO CASERO PARA CONSERVAR LAS FRESAS UNA SEMANA EN LA NEVERA SIN QUE SE PONGAN MALAS

Los 7 beneficios insospechados de las fresas para la saludCómo lavar las fresas correctamente: esta es la mejor manera para comerlas sin riesgos

Las fresas, esas pequeñas y deliciosas frutas rojas, son también extremadamente beneficiosas para la salud. Estas frutas, propias de la primavera, aunque disponibles todo el año gracias a los invernaderos, están repletas de vitaminas y minerales esenciales. Entre sus muchos beneficios, las fresas ayudan a combatir la anemia, son ricas en fibra y contienen calcio y potasio. Además, son un excelente tentempié, especialmente recomendado para embarazadas por su aporte en ácido fólico.

Pero no solo eso, también son una opción saludable para perder peso, las fresas tienen entre 30 y 35 calorías por cada 100 gramos. También son una excelente fuente de antioxidantes y vitaminas C y K, que ayudan a mantener el sistema inmune fuerte y a proteger las células del daño oxidativo. Pero no todos pueden disfrutar de esta fruta sin preocupaciones. Las personas con alergias, problemas digestivos o piedras en el riñón deben consumirlas con precaución o evitarlas.

A nivel dietético, se recomienda una ingesta diaria de fresas que equivalga a unos 60 mg, lo que puede lograrse con dos porciones y media al día. Este consumo regular no solo aporta nutrientes esenciales, sino que también puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y mejorar la salud cardiovascular. Sin embargo, es recomendable optar por fresas de cultivos ecológicos para evitar la presencia de pesticidas y plaguicidas.

El truco para conservar más tiempo las fresas en la nevera

Uno de los mayores desafíos con las fresas es mantenerlas frescas. La chef Paloma Colás, con más de 420.000 seguidores en su cuenta de Instagram (@palomacolas) ha compartido un truco innovador para prolongar la frescura de las fresas una semana usando solo agua. Este método, conocido como termoterapia, es sencillo y eficaz.

Para seguir el truco de Colás, hay que colocar las fresas en un bol sin quitarles la parte verde. Es importante descartar las fresas que estén golpeadas o blandas. “Primero, sumergimos las fresas en agua a 60 grados durante un minuto. Luego, escurrimos el agua caliente y vertemos agua fría, dejándolas en remojo por otro minuto”, prosigue. Este choque térmico, llamado “termoterapia”, ayuda a eliminar los microorganismos que causan el moho.

Tras el tratamiento, se colocan las fresas en un recipiente con papel de cocina en el fondo, ordenándolas con el lado verde hacia abajo. En lugar de usar una tapa convencional, que podría atrapar la humedad, se cubre el recipiente con film transparente y se hacen unos pequeños orificios para permitir la ventilación. “Utilizo un palillo para hacer los agujeros después de tensar bien el film”, añade Paloma. Este método no solo es efectivo para fresas, sino también para otros frutos rojos como frambuesas, arándanos e incluso uvas. Esto ayudará a disfrutar de las fresas frescas durante más tiempo y a evitar el desperdicio de alimentos.

2024-07-10T13:32:28Z dg43tfdfdgfd